SEPTIEMBRE: UNA CARRERA DE FONDO

ACCIONES A EMPRENDER EN SEPTIEMBRE PARA TENER UN FINAL DE AÑO EXITOSO

Sí, ya estamos en Septiembre. La cuesta de septiembre, el inicio del curso, el pistoletazo de salida hacia ese final de año que siempre se antoja una carrera de fondo hacia un diciembre glorioso. Nuestra estrategia ha de ser clara y efectiva.

Nuestros clientes están relajados, las vacaciones nos han venido bien a todos puesto que se renuevan las ideas, las ganas y las fuerzas. Quizá ese reseteo nos ayuda en nuestro propósito, sobre todo si nuestra intención es la de aportar un valor añadido o savia nueva a nuestras ideas de negocio.

Pero hay que apuntar, fijar el objetivo y disparar. No podemos esperar más.

Hay otros que quieren adelantarnos, pasarnos por la izquierda sin piedad y llevarse nuestra oportunidad. ¿Qué hacemos? Muy fácil: actuar.

  • Incrementa tu presencia. ¡¡Más madera, que es la guerra!! No tengas miedo de estar hasta en la sopa. Piensa en los grandes: refrescos, coches, juguetes y grandes marcas en general, utilizan los meses pre-navideños para meternos sus siglas, colores y slogans a todas horas en todas partes. Be a part of it.
  • Invierte y convierte. O lo que es lo mismo, saca el monedero, cuenta cuánto te queda en la hucha y saca un poco más para el esfuerzo final. Elimina la palabra “gasto” de tu vocabulario, y solo utiliza “inversión”. Piensa en el retorno, en lo que vas a recibir si lo colocas donde debes.
  • Extiende tu tela de araña. ¿No llegas a todas partes? Pues toca hacer estiramientos para llegar. Las redes sociales, la publicidad impresa, un poco de radio, los podcast que están arrasando…hay mil maneras de convertir tu mensaje rígido y estático en un grito fuerte y laxo. ¡Seguro que llegas donde ni imaginabas!
  • No descuides tu reputación. No se trata de montar una trinchera y disparar sin tener en cuenta los destrozos. Tu servicio debe permanecer impecable y el cliente no debe darse cuenta de tu táctica. Conservar la elegancia y la imagen ante todo, haciendo un trabajo 10 (como siempre lo haces).
Mantén impecable tu reputación
Ante todo mantén impecable tu reputación con un trabajo de 10

Pide ayuda.

En muchas ocasiones nos obsesionamos con el multi-tasking pero…¿qué hay de pedir ayuda? Imagina un ciclista compitiendo en el Tour de Francia. Es el líder; su bici y él son uno solo. El culotte milimétricamente adaptado a su anatomía para conseguir lo mejor de él. Alrededor, su equipo. Tiran de él, le ayudan, relevan, e incluso cambian la bici si es necesario!! Le proporcionan agua, ánimos, barritas energéticas. ¿por qué no hacerlo él solo si tiene la fuerza, el poder y el entrenamiento necesario? Pues porque necesita a todo su equipo alrededor, y su equipo a su vez necesita proveerse de ayuda externa que le haga más sencilla su tarea principal: necesitan coches, gestorías, asesorías, representantes, agencias de medios… ¿Te imaginas hacer todo tú solo sin ayuda? Creo que sería una manera rápida de tirar la toalla pronto y no conseguir el éxito que persigues.

Cuenta con profesionales que te ayuden a crecer, a posicionarte a organizar tus eventos de cara a la carrera final. Seguro que hay ideas que podemos darte para llegar más lejos. Y recuerda que ya es septiembre, que el tiempo…vuela.

¿Hablamos?

Huellas.

Endorfinas, dopaminas y otras sustancias responsables de la formación de huellas.

Pisa fuerte y deja huellas. Parece un buen slogan, una frase lapidaria ingeniosa, unas palabras hiladas con las que quizá cualquier coach querría haber rubricado una buena sesión de autoconfianza…pero simplemente es lo que una persona pequeña, en un mundo grande piensa cada día cuando se pone frente a su mesa de trabajo.

No solo bastan conocimientos, ni experiencia, ni títulos altisonantes. Es imprescindible conseguir dejar una impronta positiva e inolvidable. En cualquier campo, en cualquier área y a cualquier nivel.

Y no hablo solo de freelances. No. Hablo de cualquier producto. Al final, todo es producto. Sí, creo que algo así ya lo dijo Risto Mejide, a quien por cierto admiro, como creativo y como personaje. Absolutamente todo puede ser categorizado como producto. Dejando de lado matices, sin dejar que la negatividad subyugue este sustantivo.

¿Quieres que tu negocio sea un negocio de éxito? Haz que deje huella. Haz que pise fuerte. Consigue que quien lo conozca, hable de él, hable bien, lo recomiende.

Si quieres que tu proyecto alcance el éxito, haz que pise fuerte para dejar huellas.

Un viaje, por ejemplo. Si tu viaje deja huella en ti, será el recuerdo más emocionante, más impactante. Aunque dejes de hablar de ello por que los de tu alrededor no soportan tu pase de fotos privada ni tu rollo sobre las culturas y costumbres del otro lado del mundo, siempre estará ahí, en ese hueco del cerebro y la simple escucha del nombre, o hasta la percepción de un olor asociado a esa experiencia, hará que la química haga su trabajo; las endorfinas, dopaminas y serotoninas, y quién sabe cuántas otras hormonas empezarán su baile mágico para hacerte sentir bien y recordarte cuán positiva fue tu experiencia allí.

Quizá parezca exagerado, pero en absoluto lo es.

Pasa exactamente así con todo, aunque no lo percibamos.

Cuando tenemos noticias de una persona cuya presencia o compañía nos satisfizo, sucede esto mismo. No se trata de suspiros ni reacciones exageradas, pero nuestro cuerpo y nuestra mente están más predispuestas a que esas sensaciones continúen. Y eso, amigos, si el producto en cuestión es un ser humano, lo va a percibir.

Pero ¿cómo se hace eso de “Pisa fuerte y deja huella”? Parece complicado o etéreo, pero si nos ponemos a analizar nuestro día a día, llegaremos a conclusiones bastante impactantes. Y es que, en resumen, solo se trata de hacerlo de una forma: bien. Sin alardes ni aspavientos. Sin exagerados posicionamientos de medallas. Simplemente bien. Y bien implica honradez, seriedad, diligencia e incluso cariño. Sí, cariño por lo que haces, por lo que vendes, por lo que produces. Queriendo que los que van a consumir (te) respondan con esto mismo. Y entonces dejen ese hueco del cerebro reservado para almacenar la experiencia con tu producto, con tu servicio, o simplemente contigo.

El papel de las emociones.

¿Obviedades? Quizás sí. Ya hablábamos del éxito en otros posts. De emprender con garantías. Pero esta vez no se trata de esto. Se trata de sensaciones, de percepciones, de cómo el recuerdo juega un papel fundamental a la hora de conseguir continuar avanzando en tu camino hacia el éxito, sea cual sea la dimensión de tu concepto de éxito, otro tema interesante del que hablar: las diferentes dimensiones del éxito.

No estoy descubriendo América ni queriendo ser un referente de nada. Para esto todavía me queda mucho por aprender, por leer y por escribir. Y también much@s que me lean, por supuesto. Por eso, voy a seguir caminando. Caminando mucho,por todas partes, descubriendo, aprendiendo y equivocándome. Pisando fuerte y tratando de seguir dejando muchas huellas.