Un evento mágico

A estas alturas del año, cada empresa o grupo de amigos está pensando en celebrar el evento de Navidad. Restaurantes,salones de eventos o incluso empresas de catering reciben multitud de peticiones para llevar a cabo estas reuniones.

En las empresas, para que las comidas o cenas de final de año sean exitosas, deben cumplir algunas premisas:

1- Que haya buen ambiente entre el personal: es momento de dejar de lado los “marrones” y charlar de cualquier cosa y echarnos unas risas.

2-Que la fecha elegida para el evento facilite la asistencia de la mayoría. #conciliación

3-Que sea especial: el menú del día que comemos a diario tiene que estar desterrado de las mesas en ese momento. No hablamos de langosta ni caviar, si no de un menú original, sabroso y a gusto de todos.

4.- Para que el brindis del final no sea precipitado y provoque huidas en masa, es importante incluir algún elemento de cohesión. Podría ser una charla del Director General agradeciendo el esfuerzo de los empleados (#refuerzopositivo); un vídeo con momentos especiales de la compañía que se haya preparado con anterioridad, un #flashmob, un #challenge…algo que se quede en las retinas de los allí presentes y merezca la pena contar y recordar.

¿Qué tal algo de magia?

La magia de cerca permite la interacción con el espectador y resulta sorprendente y divertida. Sostiene el diálogo en cada mesa consiguiendo que los comensales se diviertan, se relajen y rompan la típica conversación de temática laboral que puede producirse en este tipo de eventos.

Otras opciones originales

La Coctelería también supone un punto de espectáculo muy llamativo. Ideal para después de la sobremesa, otorga el punto de show diferente. Por supuesto, la música en vivo para la hora de las copas es otra alternativa a tener en cuenta. ¿Has oído hablar de la risoterapia o la improvisación? Revisa estas opciones porque pueden dar mucho juego.

Si quieres que la cena de Navidad de tu empresa sea especial y no se te ocurren ideas ponte en contacto con nosotros sin compromiso. Te daremos la orientación que necesitas.

 

 

Los datos: nuestros mejores aliados

Cómo los datos nos ayudan en todas las fases de venta.

Parece una obviedad, pero el tratamiento de datos de clientes es fundamental para ejecutar nuestras campañas de marketing y fidelización. Disponer de una buena base de datos con la que trabajar nos facilita mucho la vida. Nos ayuda a saber quién nos puede comprar, nos compra ahora y nos puede volver a comprar en el futuro. Podemos incluso ahondar en las personalidades, cualidades profesionales e incluso emocionales de nuestros (potenciales) clientes. Debemos esforzarnos en hacer que una vez que nos eligen, se sientan únicos. Y eso se consigue con un buen tratamiento de datos.

Lo malo es cuando nos damos cuenta que hasta ahora no hemos hecho mucho caso de estas premisas. Y por circunstancias diversas nuestra base de datos no está todo lo depurada que quisiéramos.

Varios tipos de actitud frente a los datos

En todo este tiempo observando casos de clientes a los que no se les da la importancia necesaria, he encontrado varias casuísticas:

A.- Las listas en excel. Yo diría que son las más peligrosas, porque son como los revólveres de las pistolas de vaqueros: las vemos y pensamos que son sencillas de utilizar, pero un mínimo error, y el malo se pega el tiro en su propio pie.

¿A quién no le ha sucedido lo de darle a un “suprimir” donde no era, guardar los cambios y sudar la gota gorda pensando “qué nos hemos cargado”? O esas tablas que se nombran, renombran  y vuelven a renombrar después de varios viajes por el ciberespacio de un compañero a otro por email…¿Quién tiene la buena? Pues nadie, lógicamente, porque hay varias versiones, muchas manos y poco sentido común.

B.-Los CRM mal utilizados. Es decir, aquellos que se gastan lo innombrable en una herramienta potentísima pero después suceden acontecimientos variopintos:

B.1- No se personaliza: los campos que vienen de fábrica se dejan tal cual y los responsables del mantenimiento tienen que interpretar sin ninguna directriz en qué etiqueta ponemos cada información.

B.2-Se utiliza como almacén de datos, pero luego no se hace nada con ellos. Ni estadísticas, ni campañas, ni siquiera una revisión aleatoria para ver el volúmen de pedidos que nos hace cada cliente. Se sigue trabajando de oídas, a destajo e improvisando.

B.3-La peor, sin duda. Se cargan los datos y después se ¡exportan a excel! Y desde aquí volvemos al apartado A, porque el personal acaba desistiendo de tanta exportación y resulta que acaba cargando directamente los datos en uno de los excel generados…y vuelta a empezar.

Se dan más situacion rocambolescas , pero este post no es para regodearse en los errores sino para plantear soluciones.

CRM: concepto, usos y procedimientos

Datos CRM

El CRM no es más que un gestor de información que se utiliza para optimizar las relaciones con nuestros clientes. Esta es una definición muy generalista porque todo depende del soporte que utilicemos y el uso que hagamos de él. Una definición más pragmática nos diría que es una estrategia de negocios dirigida a analizar, entender y responder eficazmente a las necesidades de los clientes-actuales y potenciales- de una empresa. Es, en sí, una estrategia más allá del software, aunque lógicamente el que seleccionemos tendrá mucho peso en el resultado final.

Existe en el mercado un amplio abanico de opciones de CRM para todos los gustos y bolsillos. Tenemos opciones como Sugar, ideal para aquellos que se inician en el tratamiento de datos y quieren a automatizar procesos. Este software nos ofrece funcionalidades variadas, sencillas de manejar y a precios bastante asequibles. Si queremos apostar por opciones más avanzadas que nos permitan integrar sistemas como Call Centers y ERP podemos pensar en Salesnet, Netsuite  o SalesForce que ofrecen personalización de funcionalidades adaptándose a las características del negocio.

La planificación, clave para el éxito

Sin duda en la organización del trabajo diario, los datos son protagonistas. Incluso en la planificación de nuestra estrategia comercial y empresarial, a la hora de emprender nuevos proyectos, y por supuesto cuando estamos inmersos en plena renovación de procesos.

¿Y tú? Cómo afrontas el tratamiento de datos en tu empresa o proyecto?

Si este artículo te ha parecido interesante, compártelo.

Emprender nuevos proyectos con garantías

Emprender nuevos proyectos con garantía de éxito

Pasos para emprender camino al éxito
Success go get it
O cómo sobrevivir a las nuevas necesidades de la mano de los expertos

Las previsiones siempre son necesarias si queremos tener éxito a la hora de emprender nuevos proyectos.

Y es que las cosas a veces vienen rodadas, pero la mayoría de ellas atraviesan un estrecho camino lleno de piedras y recovecos complicados de sobrepasar hasta que por fin…¡tachán! se ve la luz. Imprescindible un buen par de zapatos para hacer el camino, que en modo management podemos traducir como unas buenas herramientas de planificación y ejecución. Estudio previo, análisis de escenario, especificaciones, plan de acción y organización del material de trabajo.

Pero ¿Cómo nos embarcamos en un nuevo escenario sin caer en el desastre más absoluto desde el principio? Lo fundamental es contar con un equipo que responda del trabajo, de especialistas que sean capaces de emprender esas innovaciones con éxito. Los otros ingredientes imprescindibles son la planificación y la investigación.

Infografía: fases para afrontar nuevos retos
Infografía: fases para afrontar nuevos retos
Hablar, hablar y hablar…

La conversación con los especialistas siempre va a ser el punto fuerte del camino hacia el éxito. Transmitir las ideas fundamentales sobre qué necesitamos, qué queremos conseguir, cuáles son nuestras amenazas, nuestras debilidades, nuestras fortalezas y oportunidades (el famoso DAFO). Muy importante definir cuales son nuestros principales competidores y a qué público objetivo se dirige nuestra oferta.

Saquemos papel, boli y tiempo. Es hora de ponernos en marcha.

Para comenzar a idear una estrategia, nada como un brainstorming con papel, boli e ideas
Papel, boli e ideas

Tras recopilar todos los datos, voilà!: ya tenemos material para pasar a la siguiente fase, la auditoría. Se trata de recopilar todo lo hecho hasta ese momento a nivel digital (si partimos de cero, entonces nos ceñiremos a conseguir referencias, imágenes, reseñas, etc) así como de la competencia (very important!) Todos estos datos nos enseñarán el camino hacia una estrategia bien definida.

En papel, en pc o en una tablet, pero mejor por escrito

La información extraída de esta auditoría inicial debe continuar con una  (o varias) tormenta de ideas con el equipo de trabajo, para conseguir definir la estrategia a seguir: redes sociales a utilizar, objetivos que queremos alcanzar, tipos de mensaje a lanzar según los objetivos, acciones especiales, presupuesto…

Cada actividad tendrá asignados unos objetivos y un timing, controlado por un responsable que se haga cargo de llevarlo a cabo y solucionar las posibles incidencias que surjan.

¡A por ello!

Es hora de empezar y puede que por el camino nos encontremos con algún matiz que no hemos tenido en cuenta a la hora del análisis. ¡No importa! La comunicación en cualquier ámbito es un elemento vivo, que puede moverse, convertirse, crecer o decrecer…en mano de los especialistas está el saber adaptarse a cada circunstancia.

¿Quiéres saber cómo logran los emprendedores más exitosos alcanzar sus objetivos? No te pierdas este interesante artículo.

Pero antes, no dejes de dejarnos tu comentario. Nos encantará conocer tu experiencia de primera mano.

¡Hasta el próximo post!

 

De finales de año y previsiones para el nuevo ejercicio

De finales de año y previsiones para el nuevo ejercicio

Una de las particularidades de este mes de diciembre para muchas pymes es que generalmente se convierte en un ir y venir de papeleos, tablas de excel, resúmenes y reuniones  de cierre de año que pretenden dar un cerrojazo a lo que se ha hecho y abrir las puertas a un nuevo escenario sobre el que actuar.

Sesiones maratonianas de cálculos y preparación de presentaciones, de diálogos que se dilatan hasta eternizarse para intentar llegar a conclusiones; de planificación de días que nunca logramos organizar como queremos…

Y llega el día…

Finalmente, llegado el momento de poner encima de la mesa el antes y el después, hay quien prefiere rebozarse en los errores pasados, hacer vuelta y más vuelta a las meteduras de pata, a esas acciones incorrectas cuyo recuerdo no nos va a llevar a nada. Y los reproches. Lo que no alcanzamos. Lo que no supiste alcanzar. Por que cuando llegan los “noes” siempre la lanza va hacia otro.

Las expectativas y los planes deben acaparar siempre la mayor parte de estas sesiones de cierre. Porque de nada sirve regodearnos en lo que ya hemos hecho si no le damos continuidad con planes de excelencia. Y digo de excelencia, con toda la rotundidad de la palabra, porque merece la pena pensar en excelencia, en lo excelente, en nuestro producto y marca como algo excelso. Si no, ¿para qué hacer planes? ¿Para ser del montón?

Mi experiencia me dice que si pensamos en ser del montón acabaremos en la parte de abajo del montón. Que si no creemos en nosotros ni en lo que podemos llegar a alcanzar, es impensable siquiera intentarlo. Que las tablas de excel están muy bien, y los gráficos quedan preciosos subrayados con un título altisonante. Pero amigos, luego está la calle. Y la calle manda. Y el mercado manda más. Y el día a día es quien dirige las riendas de nuestro negocio, seamos realistas. Así que de todo esto se me queda grabado que debemos mirar hacia adelante, escuchar a los miran más allá de los papeles y el teclado del ordenador, y con toda la información marcar un orden y un rumbo, pero siempre pensando en la excelencia.

Vale, todo esto es muy bonito pero…¿a qué conclusión llegamos?

Tres tips. Tres ideas. Tres frases.

Por cada división de nuestro negocio, por cada área, por cada departamento, tres iniciativas realizables en positivo. O lo que es lo mismo, tres propuestas de mejora.

Me quedo con el tres porque creo que es número más equilibrado, el que nos va a dejar desarrollar pero sin embrollos. Presentación, nudo y desenlace, las tres partes de cualquier historia; tres colores primarios, tres estados de la materia. Si vamos un poco más allá y consultamos la numerología veremos que el número 3 es el símbolo de la expresión artística y la interacción humana. Las antiguas civilizaciones ya veneraban a este número y numerosos pensadores de la Antigüedad consideraban a este número como base para sus operaciones y teorías matemáticas.

Por eso, nos quedamos con 3 ideas. Solo 3.

Los compromisos

A partir de ahí, cada división expone y se compromete. Y se compromete. Y nos comprometemos todos. Sin vituperios, sin reproches, sin descanso en malas acciones del pasado, solo impulsándonos con aquello que salió a pedir de boca. Y todos a la vez, eso sí. Tres ideas y todos a una. Y así, el próximo mes de diciembre seguro que habrá mejores resultados, menos tablas de excel y más planes de mejora.

Felices reuniones y próspero ejercicio nuevo.

S.C.